Gracias Mi niña

Estas cosas suelo contarlas en Facebook más que en el blog, pero últimamente me estoy aficionando a contarlas por aquí y hoy es un día muy especial que quiero que guarde un recuerdo especial y aquí quedará para poder recordarlo cualquier día.

El fin de semana no ha podido ser más especial, con una Cena de los Sentidos que jamás olvidaré, por las personas con las que viví esta cena y por la energía que se movió en ella, luego dormí en mi nuevo hogar, bueno mi verdadero hogar como tal, porque primero fue el de mis padres, luego el de mi mujer y mis hijos y ahora es sólo mío. Y hoy, domingo, termina con los nuevos proyectos de una persona muy especial: Marianna.

Hace cuatro años se cruzó su camino con el mío, vino a Sargantana sin saber nada de cocina, pero cargada de ilusión, pasión y entusiasmo. Es una persona a la que admiro pues es de esas pocas que cuando empiezan algo son consecuentes e intentan ser la mejor en su puesto, lo conozcan o no, no sabía de cocina, no sabía de Office, pero tenía clara una cosa: Si trabaja de cocinera, sería la mejor y si trabaja de office sería la mejor. Y así ha sido, 4 años después es toda una profesional de la cocina, muchos de vosotros lo sabéis, habéis disfrutado de sus platos, de su cariño, de su mimo y sobretodo, de su sonrisa.

Pero éste no es su futuro, es un paso más y lo ha dado, como siempre, firme y fuerte, ahora es tiempo de cambios y no dudo que seguirá siendo fuerte y consecuente. Estoy seguro que le irá bien porque su entereza y su pasión son inigualables y con eso todo el camino que emprenda será un camino sólido. La voy a a echar de menos, mucho, su sonrisa por la mañana, su cariño contenido (ya sabéis es del este), sus “cabreos” en húngaro, que ninguno entendíamos pero todos respetábamos y sobre todo su gran corazón , puro, limpio y dispuesto a ayudar a quien lo necesite.

Desde aquí le deseo lo mejor y aunque lo deje aquí escrito, tú ya sabes que me tienes para lo que quieras, gracias Marian por compartir tu sonrisa con nosotros estos 4 años, por darme esos abrazos cuando los he necesitado y por llenar esta casa con tu alegría, nos vemos en el camino, te quiero :).
Anuncios
Categorías: Mi experiencia como restaurador | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: