Ese virus llamado solidaridad

Aquell@s que me conocen saben bien que siempre he defendido la solidaridad y ayudar al prójimo como un valor y principio fundamental del hecho de ser persona. Siempre he defendido que está bien luchar por que no se extinga el amazonas, pero muy cerca tenemos otros espacios, acciones y personas que necesitan de nuestra ayuda, aunque eso no resulte tan molón frente a la sociedad que nos rodea (y su consiguiente reconocimiento social) , pues la solidaridad suele practicarse en la intimidad.

Durante quince años de mi vida dediqué gran parte de mi tiempo libre a acciones solidarias, apoyando pequeños colectivos de nuestra ciudad tales que necesitan colaboradores, desde minusvalías hasta familias de acogida, pasando por terminales de SIDA, familias de acogida o niños oncológicos.  Creo firmemente que la crisis que ahora nos acontece es una crisis de valores, es cierto que se refleja como una crisis económica que hace tambalear un falso estado de bienestar, pero la esencia es que estamos cada vez más cerca del “perro come perro”. La superviviencia como factor común de una sociedad en la que los individuos luchan por su bienestar propio sin importarles las consecuencias que puedan tener en su entorno.

Sí vale, tod@s somos muy solidari@s firmando las peticiones de Avaz o Change.org pero creo que pocos aplican esto en nuestro día a día, aunque conozco muchos casos que sí, quizás porque intento rodearme de personas, más que de humanos, pero creo que deberíamos empezar a pensar en la viralización de la solidaridad, al igual que viralizamos contenidos en la red. La próxima vez que tu anciana vecina intente subir la compra con su dolorida espalda, párate a pensar si puedes echarle una mano, cuando esa señora intente subir el carrito del niño al bus, quizás puedas ayudarla, incluso ese vecin@ con el que nunca has hablado, esa familia que sabes que lo está asando mal, o ese amig@ que acaba de ser padre/madre, puede necesitar de tu ayuda, poco cuesta echar una mano al prójimo sin necesidad de publicar a los cuatro vientos que somos muy solidari@s y molones.

Emanciparte de tu esclavitud mental
Nadie excepto nosotros mismos puede liberar nuestras mentes

Aquí dejo mi humilde reflexión, confiando en que algún día la solidaridad se transmita como un virus pandémico que consiga llegar a cada rincón de este planeta, yo de momento aportaré todo lo que pueda y educaré a mi pequeña princesa recordándole algo tan sencillo y tan importante como que “compartir es vivir” y que todo el bien que produzcas a tu alrededor redundará sobre ti, aunque el resultado sólo sea tener un sueño más tranquilo, puedo asegurar que valdrá la pena.

Anuncios
Categorías: Cábalas y más cábalas | Deja un comentario

What’sApp ¿el nuevo Facebook?

Llevo ya unas semanas con esta reflexión, es curioso ver cómo detractores de Facebook, amig@s míos de toda la vida que no interactuan en Facebook y que, la mayoría de las veces, echan pestes de esta red social , están haciendo un uso desmesurado de What’sApp. Creo que todos sufrimos en silencio (bendita opción) los grupos de la red verde, esos grupos en los que te incluyeron, a veces sin haberlo pedido, tu familia, l@s amig@s del cole o la colla de juerga, en los que la gente se dedica a colgar las típicas fotos virales, que previamente has visto en 5 o 6 muros de Facebook,  la última foto de las ostras que se han zampado o el “fake” de turno que recorre la red.

Ya nadie se sorprende cuando abre su What’sApp y aparecen 50 o 100 notificaciones, pues algun@s de los miembros de algún grupo de estos estaban aburridos y han iniciado una conversación de besugos en alguno de estos fatídicos grupos. Creo que el ser humano tiene la “necesidad” de comunicar, unos más y otros menos, pero a tod@s nos gusta dar buenas noticias y contarle al mundo entero las buenas nuevas que nos suceden, por eso creo que las últimas noticias de que el Sr. Obama y su séquito nos seguían las conversaciones han sido las causantes del salto a What’sApp.

Por otra parte hace poco leía un artículo de Fátima Martínez (@fmlopez48) dónde habla de la integración de What’sApp en la estrategia empresarial de Redes Sociales y los datos que arroja el artículo son cuanto menos reveladores,  en un concurso en concreto el 41% de participación por What’sApp frente al 16% de Facebook. Creo que esto nos arroja algo más de luz sobre el tema. Si a esto añadimos las reflexiones de Lucas (@calvoConBarba) sobre el amor y el desamor de Facebook y las marcas podemos empezar a pensar que Facebook empieza a estar obsoleto. Ya pinchó en su día con su intento de Facebook Places, siendo desbancado por mayoría por el gran Foursquare, ahora lo intenta con su nuevo Messenger, nombre heredado de aquel olvidado Hotmail, y que pretende tomar el pulso a What’sApp.

Obviamente dejo de lado en este post las ventajas de What’sApp que Facebook ha ido copiando tales como el doble check (que confirma la recepción y lectura del mensaje) la opción de compartir fotos o vídeos o la muy ventajosa geolocalización (ideal cuando no te encuentran). Estos servicios los veo muy útiles en conversaciones de uno a uno e incluso tienen aplicaciones para la empresa, pero creo que merecen mucha más atención que un frívolo paseo en un post.

Y antes de la conclusión no quiero olvidar esas descripciones de estado, dónde podemos encontrar desde el clásico “Hey I’m Using What’sApp” hasta largas conclusiones filosóficas, aunque mis preferidos siguen siendo esos de los emoticonos 

que tienes que descubrir su significado, por algo Buenafuente les ha dedicado una sección en su nuevo programa. De hecho, a día de hoy, es posible saber más de algunas personas por su estado de What’sApp que por su uso de Facebook.

Personalmente creo que los usuarios más activos de What’sApp no siempre son usuarios de Facebook, aunque al revés si pasa, pues los que somos frikis y comunicadores lo somos en todos los canales que nos ofrecen. Así pues creo que Facebook debe ponerse las pilas y las empresas empezar a pensar en sus estrategias en What’sApp, ¿o quizás estoy equivocado?

Categorías: Comunicación #ypunto | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

Tuve un sueño

Hubo una vez que tuve un sueño, pasó hace unos años, era propietario de un restaurante de éxito, trabajábamos bien y mucho, la gente hablaba bien de nuestra empresa y me sentía orgulloso de lo que hacía, mi ego social era alimentado por gente que no volvería a dicho restaurante, pero hablaba muy bien de él.

Estaba felizmente enamorado de una mujer que me pareció perfecta para ser la madre de mi hija, una mujer que me hablaba de cómo entendía la relación de pareja, abierta y sincera, una mujer que acabó siendo la persona a la que mendigaba besos cada mañana y con la que alguna vez tuve sexo, siendo el resultado lo más bonito de mi vida.

Sucedió hace unos años también que compré el coche de mi vida, un coche que jamás me dejó tirado, que me dotó de libertar, la libertad para llegar dónde nadie había, dónde la madre naturaleza arropaba a su hijo con el silencio de lo natural, un vehículo que me permitía sentir la potencia en mis pies y el control de todo lo que me rodeaba.

En ese sueño tenía un hogar y luego un proyecto de superhogar, un ático con todo lujo de detalles, con bañera de hidromasaje, cama inmensa, sistemas inteligentes de audio y vídeo, sofás de cuero y terrazas chillout.

Pero todo esto tuvo un fallo que sólo con la distancia he podido descubrir: era un sueño y, como dijo Seguridad Social hace años, los sueños sueños son. Pero no fue éste el error, el error no fue el que fuera un sueño, el error fue que no era mi sueño.

Ahora me sorprendo en mi terraza en noche avanzada, observado por esa luna que vela mi desvelo, volando sólo mientras en mis manos se consume un cilindro encendido con sustancias de dudosa legalidad (y cargadas de impuestos) y de repente, a mis cuarenta y pocos tacos, me doy cuenta que soy feliz porque mis sueños se han cumplido.

Soy afortunado pues una princesa, inteligente y bella, tiene a su caballero sargantanero que siempre cuidará de ella, que es su referente en cuanto a valores y maneras de vivir, le gusta jugar a ser cocinera como su papá y me pregunta a menudo porqué el jefe es el que más tiene que trabajar, que si es el jefe debería trabajar menos.

Soy afortunado porque cada día afronto la monotonía de mi día a día como un reto personal, dónde mi mirada busca una sonrisa que responda a la mía o un simple gesto me haga ver que no se ha de perder la esperanza en la raza humana. Me emociono cada vez que Kutxi rasga su voz a ritmo de las guitarras de los Reincidentes recordando cómo empujan los años el carro de la vida o el canto de un loco me recuerda aquellos maravillosos años de naranjito y Chanquete.

Soy feliz porque no quiero un trabajo que me procure estrellas y reconocimientos, sino un lugar dónde hacer aquello que sé hacer para recibir una segura nómina, de manera honrada y honesta, tal y como marcan las normas de este juego llamado capitalismo.

Soy feliz porque, como pude decirle a mi padre el día de su muerte, soy buena persona y honesto y da igual lo que sea dentro de esta “sociedad”, soy yo y soy buena gente y eso es lo importante.

En conclusión estoy viviendo mi sueño, el sueño de estar vivo y ser feliz, sería estúpido negar que todo sería más cómodo si la base de la pirámide de Maslow estuviera completa al 100%, pero creo que perdería su encanto, pues como dice mi hermano James, a veces mola más el juego que el premio.

Compadres y comadres, como ya comenté en otro post, no tengo nada y lo tengo todo, es momento (y siempre lo ha sido) de vivir nuestros sueños y no los “socialmente” correctos, pero sobre todo es momento de hacer saber a nuestros príncipes y princesas que no deben permitir que una sociedad canibal y corrupta les robe sus sueños, haciéndoles creer que los espejismos que ella genera son los sueños que han de perseguir.

Con permiso, o sin él, me quedo siendo un indio, aunque sea de marca, sed felices y sed mal@s, es lo único que no nos van a cobrar.

P.D.: y todo esto lo cuento por esa extraña afición del ser humano a verbalizar los sentimientos, al final no dejo de ser un ser humano con un toque personal

20131124-211350.jpg

Categorías: Cábalas y más cábalas | Etiquetas: , , | 4 comentarios

A la valenciana

Frase antológica que un buen amigo me repite cada vez que visita nuestra tierra, él viene del norte y no deja de sorprenderle nuestra manera de vivir y de hacer y lamento reconocer que a mi tampoco.

Llevamos varios días oyendo y leyendo cómo los trabajadores de RTVV declaran y destapan mil fraudes, chanchullos, presiones y decisiones. Conozco a muchos trabajadores de este ente y algunos de los que enarbolan la bandera de la revolución, nada decían cuando estaban en el grupo presidencial viviendo a cuerpo de rey, viajando por todo el planeta conocedores de que eran muchos más de los realmente necesarios, si es que fuera necesario destinar un equipo de 6-8 personas a contar las “hazañas” del “president”.

No está de más recordar al Valencia  CF, ese equipo que todos adoraban y alababan su “gran idea” de hacer un nuevo estadio a lo grande, como en Dubai (qué cojons, som valencians!!). Esos mismos ahora critican la deuda multimillonaria en la que han sumido a la ciudad, porque gracias a las relaciones  esa deuda acaba siendo de todos, con intermediación de algún banco, caja o similar. esos mismos ponen el grito en el cielo al ver cómo la pobreza se adueña de su día a día.

O quizás debamos recordar a aquellos que tras las faraónicas obras del metro, la ciudad de las artes y las ciencias o el puente de las flores, justificaban toda la inversión (deuda a día de hoy) diciendo que Valencia estaba muy bonita y que eso traería turistas.

También están los amigos de la Fórmula I, la hípica, el tenis, el padel y una larga lista de eventos que han costado cifras astronómicas a nuestra gente y que nos hacen arrastrar una deuda que nadie sabe cuando terminará de ser pagada.

Todos esos que alababan lo que iba sucediendo son los mismos que ahora ponen el grito en el cielo y así nos va. Amo mi tierra y me siento orgulloso de ella pero, lamentablemente, no me pasa lo mismo con sus gentes.
En estos lares sólo se reacciona cuando la mierda ya no permite respirar, hay que guardar las formas por encima de todo y aparentar que todo está bien, mantener el BMW aunque sea aparcado en el garaje y decir que todo esto pasara. Son muy pocos los que reaccionan, los que abierta y públicamente intentamos agitar conciencias, más allá del mero hecho de quejarse mientras hablas con la vecina de turno en el ascensor. Unos pocos que han salido a la calle a luchar por nuestros derechos (los de todos) y que son mirados como “radicales” por esta rancia sociedad anclada en un sueño que nunca existió y rodeada de lujos que nunca pagó.

Supongo que serán también pocos los que quieran admitir que vivimos en l’horta, que somos una ciudad dónde no hay aristocrácia ni indústria, dónde el turismo cada vez es de peor calidad y dónde se hacen inversiones multimillonarias en castillos de palillos mientras los barrios más tradicionales (cabanyal, carmen,etc.) agonizan por falta de fondos e intereses económicos sin olvidar el resto de barrios abandonados a su suerte.

Si miramos el panorama empresarial la cosa es aún peor, pues estamos rodeados de empresaurios (término desarrollado por un chico majo y no soy yo), esos especímenes grandes en tamaño pero con un cerbero minúsculo que no les deja ver más allá de su palco en el fútbol, su barquito o su correspondiente cena con Pitita o Borjamari, eso sí benéfica que siempre piensan en los demás. Incapaces de adelantarse a los malos tiempos y anclados en sistemas de trabajo del pleistoceno.

Vivimos en la tierra del pensat i fet, del això ho pague jo! y de això es té que arreglar, ja ho voràs y así nos va, pero no todo está perdido, no pienso perder la esperanza en el ser humano y por aquí, de momento, somos humanos, pero hay algunas personas, personas que piensan en los demás, personas que desarrollan proyectos apasionantes y bien estructurados, personas que luchan por cambiar nuestra tierra, que no nuestras costumbres y que defienden nuestra identidad como pueblo, aunque se vea sometida al estado español, pero con identidad propia.  Por esas personas vale la pena seguir luchando, no quiero decirle a mi princesa cuando sea una adolescente que aquí en una tierra tan mediterránea no tiene futuro y que debe de emigrar.

Así que dejemos de discutir si la bandera debe de llevar banda azul o verde, si el puente de las flores tiene que tener gardenias o geranios y empecemos a luchar por lo que realmente importa, nuestro presente y nuestro futuro y desbanquemos a eso ladrones que nos han sumido en la miseria y que día a día se pasean en sus coches oficiales con matrícula de hace un año pavoneándose en los actos culturales como si no fueran posibles sin ellos. ¡Es momento de revolución y ellos son pocos y cobardes!

Categorías: Uncategorized | 2 comentarios

De la riqueza de nuestra lengua y la pobreza de sus parlantes

Hace tiempo que quería decir esto y, curiosamente, esta noche me ha inspirado un mensaje de enhorabuena por mi nuevo proyecto. El caso es que llevo 15 años en la hostelería, en concreto en el sector de la restauración y aunque no soy filólogo, ni me considero una persona culta, me fascina la lengua española, al igual que el resto de su cultura, por la riqueza que posee.

Esta piel de toro, esta pequeña península, más africana por sus características que europea, está plagada de cultura popular, la riqueza gastronómica es inagotable. Cada región, cada provincia, cada comarca, cada pueblo y hasta cada hogar tiene su propia receta de algo, aunque luego sus habitantes lo metan todo en el mismo saco, sacando los colores a alguno al escuchar la definición de paella como todo aquello que tenga arroz con algo. Pero resulta curioso que nadie se escandaliza cuando confundimos otros términos referentes a la gastronomía, paso a explicarme.

Llevo todo este tiempo escuchando a gente que me decía: he pasado por tu bar y estaba cerrado, qué bien vives, a lo que yo respondía: ¿a qué hora pasaste?, a las nueve esta mañana me respondían, claro es que no es un bar es un restaurante que es bien distinto era siempre mi respuesta. Nadie espera que un pub abra a las 10 de la mañana, pero se extrañan que un restaurante sólo lo haga en horario de comidas y cenas. Es obvio que vivimos en un país que presume de saber de vinos, pero cataloga a un sumiller como enólogo, los cocineros son chefs y los buenos barmans, camatas, un maître no es más que un camata con corbata y todos los establecimientos de hostelería se engloban en la definición de: cafetería-bar-restaurante-cervecería-taberna-pub-heladería… (y algunos términos más que obvio por vergüenza ajena). Sólo se libran de la criba los recién adquiridos establecimientos de comida rápida importados de una cultura que no es tal, pues apenas tiene 500 años de historia y mucho menos de la gastronómica, pero claro un sitio de esos no es un bar ni un restaurante ni una cafetería: es el borrikin, aunque el estado español le dé la categoría de restaurante en el epígrafe del I.A.E.

No me gustan los términos anglófonos ni francófonos, pero en mi profesión han sido impuestos, pues el restaurante nació en Francia y de ahí han venido muchas de las palabras que usamos a diario, así que sin más dilación os dejo una relación de locales con su correspondiente definición de la RAE, aunque me temo que este pueblo es de gente de bar y nunca entenderán otros términos, eso sí todos saben lo que es un puñetero fuera de juego #lástimadepaís

Bar: (Del ingl. bar ‘barra’). Local en que se despachan bebidas que suelen tomarse de pie, ante el mostrador. Por lo general oferta de tapas, menú diario y platos combinados. Servilletas de servilletero y, en el mejor de los casos, manteles y servilletas de papel (si es que hay mesas).

Cafetería:  Despacho de café y otras bebidas, donde a veces se sirven aperitivos y comidas. No se usan manteles ni cubiertos, sólo los propios de infusiones y bollería.

Taberna:  Establecimiento público, de carácter popular, donde se sirven y expenden bebidas y, a veces, se sirven comidas. Local castizo, con historia y sin mantel, platos,  por lo general, compartidos al centro de la mesa.

Cervecería: Local donde se vende y se toma cerveza. En algunas ocasiones acompañada de tapas, raciones, pinchos, montaditos y demás versiones, uso de tenedor pequeño o en su defecto palillos y brochetas.

Restaurante: Establecimiento público donde se sirven comidas y bebidas, mediante precio, para ser consumidas en el mismo local. De diferentes categorías, pero todos ellos con cuberterías, cristalerías y mantelerías completas, en mayor o menor medida dependiendo de la categoría, existencia de menú y carta en la gran mayoría de ellos.

Pub: No está registrada en el diccionario del RAE, pero os adelanto que es ese local dónde la música anda a toda virolla y al camarera no sabe lo que significa premium, aunque algunos se libren de este último apunte, ¡ah! y sólo abren por la tarde-noche y sin bocadillos.

Se me olvidó comentar la última tendencia de local multiespacio, dónde no sabes muy bien si es mejor comprar el pan congelado y precocido aunque lo vendan cómo “recién hecho” o la última “conserva artesana” de la multinacional de turno, en fin algunos seguiremos luchando por lo artesano y por la diferenciación.

P.D.: Probad a buscar en las imágenes de San Google, el término bar y el de restaurante, igual alguien encuentra la diferencia

Categorías: Cábalas y más cábalas, Mi experiencia como restaurador | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

¿Buscar trabajo en Internet?

Llevo más de 4 meses en la búsqueda activa de empleo, los primeros meses más de “tapadillo” dado que mi negocio seguía abierto al público y no quería que esta búsqueda afectara al poco negocio que entonces tenía.Tras ello marché a centro-europa a bordo de un barco durante 5 semanas desempeñando funciones de cocinero, pero me sorprendieron con que mi “producción” no es la idónea tras una media de 16 horas al día y sin día libre, obviamente el personal era básicamente de Filipinas en la cocina y del este de Europa, pero eso es harina para otro post.

Ahora vuelvo a Valencia y muevo todo lo que puedo mi CV, ese documento que parece no servir para nada, el cual todos te recomiendan transformar en un bonito prezzi o en un vídeo viral para youtube con el fin de poder mostrar tus habilidades.

Por otro lado veo diferentes cuentas a las que sigo que hablan de lo fácil que es encontrar trabajo en las Redes Sociales, de cómo debes de mostrar tu marca personal y tus aptitudes, de cómo has de buscar empleo en las redes. Para terminar el triángulo aparece mi madre, esa gran persona que me dio la vida, que te recuerda que el hijo de su amiga Pepita trabaja en Omán y encontró el trabajo en Internet o su amiga Paquita cuya hija está en Dubai ganando mucho dinero y que encontró el trabajo en Internet.

¿Hasta qué punto internet y las redes me ayudarán a encontrar un trabajo?. Como conclusión me queda que internet hoy por hoy es el canal de comunicación más utilizado, las empresas realizan sus procesos de selección por medio de la red, en ella buscan tu nombre, número de teléfono y perfiles sociales para saber algo más sobre ti, pero las redes no son la solución a la búsqueda de empleo, no son la panacea de nada, son tan sólo un canal más de comunicación, que nos permite llegar a más gente, mover a más contactos y agilizar esa búsqueda de empleo en la que nos encontramos inmersos.

Como hace poco decidí dejar de dar consejos, me limito a contaros lo que YO voy a hacer que no es otra cosa que mover todos mis contactos para conseguir un trabajo, digno o no, que me permita sobrevivir en la situación socieconómica actual y por supuesto lo hago por internet, además de otras otras vías, pero serán mis contactos, mi experiencia y mis capacidades las que me hagan obtener ese empleo y no el número de tuits o las actualizaciones de facebook, abramos los ojos y seamos coherentes, es lo único que nos queda cuando el caos reina en el ambiente.

PD: Si alguien está interesado en mis servicios que me envíe un correo a juanraparisi@gmail.com y gustosamente le remitiré mi CV

Categorías: Cábalas y más cábalas | Etiquetas: , , , , , | 5 comentarios

Asumir

Aquí me encuentro en la diminuta terraza de mi camarote de “cliente” en el Viking Jarl, mañana partiré desde Basel hasta Amsterdam para incorporarme como segundo de cocina en el Viking Atla con un “curioso” alemán como Jefe de Cocina con el que llevo ya algunos días de convivencia. Y es curioso pues la pasada noche no tuve un sueño sino una pesadilla, los que me conocen bien saben cómo me afecta la luna llena y cuando esta mañana por fin he despertado, la luna me ha saludado desde el horizonte acompañado por cientos de cisnes nadando en el Rhin.

20130919-152834.jpgDesde ese preciso momento la palabra “asumir” retumba en mi cabeza, es una palabra que estuvo muy presente en mi pasado, era el eje central de mi discurso vital, ahora no poseo ningún discurso y simplemente vivo, así que he decidido cambiar esta palabra por “aceptar”, me parece una palabra más acorde y paso a explicar porqué.

Asumir, para mi, significa, tomar algo como propio sin posibilidad de cambio, aceptarlo como que es así y, dado que no se puede cambiar, lo asumimos y punto. Es una palabra que la relaciono con sumisión y resignación, con un status de no poder hacer nada más que tomarlo como es y seguir adelante. Así que hoy mismo la cambio por aceptar.

Aceptar es una palabra que implica que las cosas son como son, así como las personas, que todo tiene un porqué y que si aceptamos nuestro entrono, las personas que nos rodean y a nosotros mismos es entonces cuando estamos preparados para cambiarlo. No quiero asumir más, no quiero que nada sea de mi propiedad (etimología de asumir) quiero aceptar las cosas, las personas y los hechos y a partir de  ahí cambiarlos si no me gustan.

No es agradable estar tan lejos de todo lo que quiero, llevo sólo 17 días, pero os puedo asegurar que hoy mi corazón ha llorado varias veces, aunque mis lagrimales se contengan cuando ando rodeado de extraños y a pesar de todo eso una sonrisa brilla en el fondo de mi corazón, pues imagino a mi pequeña dando de comer a los cisnes que me rodean, pidiéndome acariciarlos y sonrío sin parar. Las lágrimas brotan de mis ojos, pero son lágrimas de una inmensa felicidad. La luna me acompaña estos dais en mi viaje, un viaje muy especial que me está permitiendo ver muchas cosas que, desde el tornado, no había podido ver antes.

IMG_8119Este contrato tiene fecha de caducidad y os aseguro que deseo que llegue, pero este viaje no acabará nunca y más allá de aquel momento en que descubrí cual era mi misión en la vida, nada más bonito me ha pasado. Así que queridos humanos os puedo asegurar que todo puede cambiar, pero somos nosotros los que tenemos que hacerlos, ni Dios, ni Alá, ni ningún gobierno vendrá a cambiar nuestras vidas y si para poder seguir por el puñetero dinero, amo y señor de esta podrida sociedad capitalista, nos toca irnos a tomar viento lejos de nuestras familia para poder ganar dinero y poder mantener nuestros bienes y seres queridos, pues se hace y punto. Debemos aceptarlo, pues sólo así podremos cambiarlo. Nos vemos por las redes, hasta que nos volvamos a ver por los bares 😉

Sed malos 🙂

Categorías: Cábalas y más cábalas | Etiquetas: , , | 3 comentarios

Yo tengo, tengo, tengo….

Apenas menos de 24 horas para estar embarcado, pero el viaje ya ha comenzado, comenzó hace unos meses, el mismo día en que me sorprendí gritando a mi princesa, ese fue el detonante, ¡a mi hija no la grita ni su padre!
Estaba cansado, dolido, aturdido y acorralado, esperaba ayuda de mis “amig@s”, pero con el tiempo descubrí que nadie puede ayudarte a saber quien eres, a limpiarte, es algo que sólo tú puedes hacer. Hoy me siento orgulloso, he superado el duelo, me siento fuerte y seguro y a pesar del miedo a todo lo que voy a vivir, la tristeza de mi corazón al ver a mi hija llorar por no poder abrazarme en un tiempo y la ansiedad por lo desconocido del proyecto, me siento bien, ilusionado, feliz y afortunado.
Durante un tiempo he pensado en que iba a dejar a “mis” animales, “mis” plantas, “mis” amig@s, “mi” casa, “mi” hogar y “mi” princesa y de repente descubrí que los animales y las plantas viven conmigo pero no son de mi propiedad, que l@s amig@s me acompañan en el camino pero no tienen dueño, que la casa es algo que usamos no que poseemos, que el hogar está en el corazón propio y lo más importante: la sarganprincesa no es mía, es una persona, un ser humano libre que vino a dar sentido a mi existencia y en todo caso yo soy más suyo que ella mía.
Así que como conclusión sólo quiero decir que no poseemos nada más que nuestros sentimientos y emociones, todo lo demás lo usamos, viene y va pero de nada sirve la posesión de aquello que no puede ser poseido, yo no tengo, no tengo, no tengo…. y tú tampoco (todo se quedará aquí cuando no estemos)
Es momento de dejar de poseer para empezar a disfrutar, al fin y al cabo, cualquier día llega una crisis y te quita todo aquello que crees poseer, así que poseamos amor, poseamos sonrisas y poseamos sentimiento, el resto vamos a disfrutarlo 😉

Categorías: Cábalas y más cábalas | Etiquetas: , , | 10 comentarios

Todo un planeta por descubrir

Toda una vida por vivir y una persona por amar, han sido meses duros los últimos vividos, muchos conflictos sufridos, dolor, pasión, risas y llanto, mucho llanto.
Pero como todo en la vida, cuando es vivido con pasión, es intenso. Me quedan los recuerdos que han forjado mi carácter y mi personaje, ahora empiezo un viaje para conocer a mi persona y por fin unificarlo con mi personaje, ser sólo uno y sobre todo ser feliz y repartir felicidad.
He sentido vergüenza, sé que no era algo que debiera sentir sino un sentimiento aprendido, contagiado por la sociedad en la que he crecido. He sentido rabia, impotencia y mucha tristreza, pero ahora renuevo mis votos, mis microobjetivos y con su sonrisa como bandera asumiré que el amor no es sólo cosa de dos, que la justicia no existe pero debemos luchar por ella, que la realidad la construimos con nuestros sueños, que no hay que querer mucho sino querer bien y que no hay nada malo en mostrar tus sentimientos y emociones, pues si son sinceras y fuertes nada ni nadie podrá cambiarlas.
La vida es sabia y he vivido un “duelo obligado”, un doloroso proceso al igual que ese feo gusano que se envuelve en una crisálida para finalmente salir bello como una mariposa y con la capacidad de poder volar, ya nunca más se arrastrará por el suelo, el duelo terminó.
Empiezo mi particular viaje hacia mi yo futuro viviendo con mi gemelo, disfrutando de su compañía y aprendiendo todo lo que tiene que enseñarme, nos vamos de viaje, hasta la próxima parada compadres y comadres ;).

P.D.: el ser humano es capaz de sobrevivir a todo y las personas debemos conocer el dolor para poder disfrutar del placer, cosas del yin y el yan.

20130704-121018.jpg

Categorías: Cábalas y más cábalas | 4 comentarios

Yo también creí en el trending topic

Cuando era pequeño fui a un colegio de curas, de esos que están en el ensanche, donde los jóvenes burgueses somos formados bajo la rectitud cristiana con valores tales como la solidaridad, el respeto, la condescendencia, el perdón,etc.
Lo que más me sorprendía entonces era como podían predicar todo esto si luego no lo cumplían, mi adolescente cerebro no lograba entender que me hablaran de respeto y luego despreciaran a todo aquel que no creía en sus principios.

Han pasado más de 30 años y me doy cuenta que, lamentablemente, esto es un denominador común en el ser humano. Llevo unos 3 años en las rrss y empiezo a morderme el tuit, borrar entradas, escribir posts que nunca verán la luz y masticar en silencio muchas de mis opiniones y me sorprendo a mi mismo ante esta actitud. Para los que no me conocen les diré que soy un exhibicionista por naturaleza, me gusta contarlo todo, meter cizaña y ser un poco troll, pero últimamente ya me he cansado de esto, seguramente es por ello que he escrito este post.
Curiosamente los que “manejan” el social media, esos mismos que publican en sus canales lo de la libertad de expresión, lo de no vender humo, lo de la profesionalidad y lo de decir siempre la verdad son los que ahora ocultan sus intenciones.
Fotógrafos reconvertidos en social media strategist (término que todavía no entiendo), parados que dicen ser emprendedores, fontaneros que son CEO (un término curioso) de blogs con 15 seguidores y persona sde todo tipo y condición que abren grupos secretos en Facebook, hacen peticiones por mensaje privado y se cuentan, como si de una mafia se tratase, las directrices a seguir, qué deben compartir y cómo. Te hablan del target, del hueco de mercado o de modelo de negocio como si fueran brokers o grandes gurús(de este término hay hasta libros) del mundo económico-empresarial.

El intrusismo profesional no es nada nuevo, hace ya mucho que se dan cursos de cocina, sala o sumillería sin respaldo de ningún estamento oficial, véase universidad, instituto o el propio ministerio de educación, el social media no iba a ser menos. Lucen sus títulos (sin ningún valor oficial) y se escudan en sus followers o el tiempo que hace que tuitean como única muestra de su valía. No pueden permitir que nadie desmonte su brillante currículum de CEO, conferenciante y/o ponente, y curiosamente, siendo los más ocupados, son los más activos en este mundillo y los que critican la venta de humo.

Estos mismos son los que te proponen comidas donde invitas a unos blogueros (bonita afición que algunos presumen de llamar profesión) y te hacen trending topic o acciones de social media que harán llenar tu local. Te dicen que necesitas una página de facebook y un twitter y que ellos saben cómo hacerlo y te van a ayudar, eso sí, sacando su correspondiente beneficio.
El refranero popular es muy sabio:”dime de qué presumes y te diré de qué careces“. Los tuits todavía no son aceptados por Iberdrola para el pago de sus servicios ni ser trending topic sirve como aval para renovar tu póliza de crédito.

Ahora, tras toda esta acidez, quiero romper una lanza en favor de los auténticos curritos, los profesionales del social media, gente que trabaja 8 horas frente a un ordenador rodeado de todo tipo de fetiches frikis y artefactos extraños, personas que casi no tuitean, salvo cuando salen de fiesta o están en algún sarao. Son trabajadores que día a día planifican campañas, desarrollan estrategias y están tan inmersos en su trabajo que apenas les queda tiempo para ver más.
Tienen 3 pantallas frente a sus ojos, con diversas monitorizaciones de hashatgs y menciones, pero no hablan de social media no, venden juegos, cafe, tiendas Online o campañas de grandes marcas, tienen muchos seguidores y algunos los consideran “influencers” pero cuando los conoces, interactuas con ellos y ves su trayectoria entiendes que son los auténticos héroes del social media. Son la gente que trabaja (y cobra) por desarrollar perfiles de marcas o personajes en las redes y a pesar de su frikismo, los veréis tuitear poco con sus cuentas, porque ellos están trabajando y, al igual que yo no cocino en casa, ellos no tuitean en el bar.
También hay blogueros aficionados que se toman muy en serio su blog y cuidan hasta el más mínimo detalle, procurando ayudar a dar a conocer tu negocio, intentando compensar la atención recibida y procurando conseguir que tus potenciales clientes acaben visitando tu casa y compensando con su consumo las deferencias que recibieron.

Como conclusión diré algo que ya he repetido hasta la saciedad y que podéis ver en cualquiera de las entrevistas o podcasts que me han hecho: las rrss no son la panacea y las PYME’s han de formarse pero no obsesionarse y mucho menos pagar por la gestión de sus cuentas, como mucho por la formación y el asesoramiento en sus primeros pasos, pero poco más, pues es insostenible el coste y su retorno.

Como podéis observar la iglesia católica perdió conmigo a un cristiano gracias a su evangelización y algunos de estos evangelistas del social media están perdiendo a muchos creyentes cayendo en la misma actitud. Pero hay que verlo siempre de manera positiva, al igual que el 80% de los católicos declarados españoles no sigue las directrices de su iglesia, el 80% de los usuarios de rrss no interactua con sus perfiles.

Categorías: Cábalas y más cábalas | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.