Archivo mensual: marzo 2013

Así no

No soy yo muy de hacer leña del árbol caído, pero la experiencia que acabo de vivir bien vale un post.
Como humilde empresario intento buscarme la vida como buenamente puedo, el caso es que la semana pasada, el miércoles para ser exactos, me llamó una operadora de viajes de incentivos, con la que ya organicé un viaje el año pasado, para preguntarme (con toda confianza) en qué
estado se encontraba la un emblemático edificio de los de “nueva creación”. Estaba algo asustada porque quería organizar un viaje de 50 ejecutivos en Valencia y había leído que estaba cayéndose por el mal diseño de su arquitecto.
Obviamente la tranquilicé y le expliqué que nada debía temer, que en Valencia estaba todo bien y que, al igual que ya hice el año pasado, le iba a organizar el viaje y seria todo un éxito.
Así que la puse en contacto con una persona de total confianza de dicha empresa pública, posteriormente contacté con un restaurante de gran prestigio de Valencia, un hotel y dos contactos más pues buscaban un fin de semana a full. Me explico, hotel gama alta, restaurante de lujo y show cooking y un par de comida/cena más.
Pues bien hoy, martes, me ha llamado la operadora (inglesa por cierto) para decirme que no ha recibido presupuesto final del alquiler del espacio (en exclusiva para 50 pax) y que su cliente había decidido organizarlo en otra ciudad europea.Aunque debo matizar que este término no está del todo contrastado pues he recibido la otra versión y parece no ser tan radical, quizás pequé, por el estado de ánimo provocado, de acelerado
A estas horas sólo tengo en mi poder el presupuesto del restaurante de lujo (el cual contestó en menos de 24 horas), todavía no he recibido el presupuesto de los otros contactos que solicité con premura.
Ante esto la pregunta que me hago es obvia: ¿en plena globalización y con todas las tecnologías que tenemos a nuestra disposición no somos capaces de ser resolutivos?
Hemos perdido un grupo de 50 personas, que iban a gastar una media de 1.000€ por persona (no me he equivocado en la cifra) en dos días en nuestra ciudad, por haber sido más lentos que otras ciudades europeas.
Creo que esto invita a reflexionar si debemos gastar dinero en nuevas tecnologías, en aplicaciones de última generación y en cursos de formación en nuevas tecnologías o quizás debamos de invertir ese dinero en hacer más competentes, resolutivas y rápidas nuestras empresas y servicios.
Lamentablemente habrán más casos de este tipo y más allá de la pérdida económica que para mi supone, me preocupa la imagen que estamos proyectando cuando una multinacional quiere organizar un evento de tan sólo 50 personas y no somos capaces de darle respuesta inmediata. Ahora pensemos en los macroeventos de 5.000 o 50.000 que pretendemos vender, así desde luego no venderemos ni un viaje de 5 familiares.
Hoy hemos dejado de facturar 50.000€ más el consabido IVA y ¿mañana?, empiezo a pensar que me equivoqué de ciudad :/

20130305-211340.jpg
P.D.: tras conocer la versión de la otra parte debo decir ni todo es blanco ni todo es negro, pero esto pinta gris oscuro tirando a negro.

Anuncios
Categorías: Cábalas y más cábalas | Etiquetas: , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.