Cábalas y más cábalas

El #reto8cho

Comienza el mes de agosto, un mes de piscinas, paellas y playas pero desgraciadamente no para todos es igual. Hoy hemos encontrado ene l muro de Alex O’Dogerthy esta bonita iniciativa y queremos colaborar con ella. Una iniciativa lanzada por un padre y su hijo en la que han decidido repartir ocho bocadillos con ocho botellas de agua a ocho personas necesitadas de la calle y darle viralidad en Redes Sociales para  crear conciencia y educación.

Durante este mes de agosto pondremos a disposición de quien quiera ocho bocadillos de tortilla con ocho botellas de agua congeladas, sólo has de avisarnos con un día de antelación a casualbarvlc@gmail.com diciéndonos a qué hora pasarás a recogerlo y lo tendrás preparado. Esta acción la vamos a llevar a cabo para concienciar a nuestros hij@s, es obvio que no acabaremos con el problema de estas personas, pero les alegraremos una comida y lo que es más importante, crearemos conciencia social, educando a nuestros hij@s para que luchen por un mundo más justo, más solidario y más humanitario.

Ya sabéis que querer es poder, esperamos vuestros correos solidarios para seguir luchando por un mundo más justo y una ciudad sostenible y solidaria. Os esperamos en Casual Bar Valencia de Las Artes en la Avenida del puerto núm 39, de lunes a sábado de 18 a 00 horas,

Anuncios
Categorías: Cábalas y más cábalas | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Feliz No Navidad

Es curioso como la vida te va trayendo cosas, como te muestra caminos, te cruzas con árboles, pájaros, tortugas, leones y hasta algún vampiro, pero lo que realmente me sorprende es como reaccionamos las personas ante todo ese cúmulo de variables externas, como interpretamos las diferentes señales que encontramos en este camino de la existencia.

Nunca he sido muy navideño, supongo que el espíritu se apago en mi aquel día que descubrí la realidad que la sociedad pegó a mi alma, cuando fui consciente de la injusticia que nos rodea, de la avaricia, de la envidia y del rencor que habita en tantos corazones.

Hoy terminan unas navidades más, pero éstas han sido muy especiales, las he vivido con mi hija, cosa que no podía hacer desde que nació dada mi profesión, nos ha acompañado una persona recién llegada a mi vida, pero que lleva toda mi existencia muy cerca y las he vivido desde la tranquilidad.
Veo la existencia desde la paz del alma, desde la tranquilidad del corazón y desde la ausencia de envidias y rencores, miro hacia delante sin olvidar lo de atrás, pues soy resultado de mi experiencia, pero sobre todo la veo desde el amor, ese concepto tan prostituido, tan vapuleado y tan poco valorado.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/ff3/35888418/files/2015/01/img_1424.png
El amor mueve el mundo, el amor por los hijos que nos contagia de su ilusión y sus ganas de vivir, el amor por lo que haces que te ayuda a seguir adelante, a ver oportunidades dónde otros ven fracaso, el amor por la familia, con la cual se hace cierto el refrán de “ni contigo ni sin ti” y el amor por la pareja que te hace ver la vida con una perspectiva muy especial.

Pero lo que realmente he descubierto esta navidad es que amo desde la libertad, que tengo una relación abierta y cada mañana escojo a la misma persona para seguir compartiendo, que amo a mi hija incondicionalmente y que amo la vida desde la libertad de saber que no es perfecta pero eso es lo que la hace única y apasionante.
Estoy en un momento zen, un momento de esos donde la paz, la tranquilidad y el conocimiento te hacen ver el camino con una perspectiva tranquila y esperanzadora.

No hay proyectos en marcha, no hay metas a conseguir, hay objetivos bien claros: ordenar, retomar y no dejar de amar.

Os dejo confiando en que este mal llamado espíritu de la Navidad dure todo el año y que recordemos que la solidaridad, la amistad, el amor y el respeto es algo por lo que debemos luchar los 365 días del año independientementd del clima que haga o las lucecitas que decoren nuestro entorno.

Feliz comienzo de la No Navidad, nos vemos Peña

Categorías: Cábalas y más cábalas | Etiquetas: , , | Deja un comentario

El bar virtual o cómo ligar en la red

Pues sí compadres y comadres, no sé si será por la edad, por el poco tiempo que nos queda o porque a algun@s nos entusiasma la tecnología y la red, pero es algo obvio que nuestro local de encuentro ha cambiado.
Ya desde chiquitito he sido carne de bar, recuerdo ese café matutino rodeado de gente mientras leía el levante y saludaba a los colegas justo antes de entrar a clase o aquellas tardes de viernes al salir del insti sin llamar a nadie, pues no habían móviles, porque seguro que encontrabas a alguien para charlar y siempre tenías la alternativa del/la camata que ya era uno más de la peña. Era el bar, tu bar, nuestro bar, en mi caso el Dios Baco, un local legendario en mi entorno 0.0 dónde siempre había un amigo para charlar o para emborracharse (en este último caso siempre eran muchos los candidatos).
Curiosamente nunca he sido de discotecas (salvo mi innombrable paso por la ruta del bacalao) así que era en el bar dónde se ligaba dadas las alternativas. Por aquellos entonces el ¿estudias o trabajas? no se estilaba pues soy de la generación del Baby Boom con carrera, pero todo empezaba por una mirada, una sonrisa y un cubata.
Hoy, casi 30 años después, las cosas y las costumbres han cambiado. Ya no hay una sonrisa ni una mirada sino un pormenorizado estudio del/la contrincante en la red. Todo empieza en un comentario de Facebook, un tuit curioso, un check-in cercano o incluso un perfil de Badoo, E-darling o páginas similares. A partir de ahí comienza la aventura…
Primero se escudriñan las fotos, los intereses y todos los datos que se puedan recopilar, el siguiente paso (dependiendo de la red) es un chat, un privado o un tuit (según la red cambia el modus operandi). A partir de aquí pueden pasar dos cosas, la primera que nunca obtengas respuesta y la segunda que inicies una conversación. Con toda seguridad el segundo caso desembocará en conectar en otras redes y es ahí cuando empiezo a creer es San Zuckerberg :p. Llamadme friki, mirón o enfermo pero el caso es que lo de ligar nunca se me dió bien, bueno rectifico: lo de romper el hielo. El caso es que Facebook te permite ahorrarte preguntar el estudias o trabajas, el mar o montaña, rock o pop. Tod@s hemos contado algo en algún momento en nuestro muro algo que nos delata (bueno algun@s lo contamos todo) y esa información no tiene precio.
Al igual que las redes aceleran la comunicación también lo hacen con la información y cuando alguien te interesa quieres saberlo todo de él/ella. Hoy por hoy es muy fácil recoger consejos de nuestr@s amig@s, pues con enseñarles el perfil de facebook del/la interesad@ tienes casi todo el camino recorrido.
Las antiguas recopilaciones grabadas en casettes magnéticos con ese pedazo de portadas que nos currábamos, o esos CD’s que preparábamos con tanta ilusión han sido sustituidos por canciones del what’sapp o enlaces a youtube. Pero que nadie se confunda pensando que esto le resta magia, particularmente se me sigue erizando hasta el último vello (y no tengo poco) cada vez que vuelvo a oir esa canción que me enviaron por what’sapp.
A toda esta información de los perfiles hay que añadirle el what’sapp, que para mi empieza a ser más chivato que el propio facebook, pues lo consideramos más íntimo, sólo lo ven aquell@s que tienen nuestro número, y es por eso que nuestro estado o nuestra foto suele decir mucho de nosotr@s. Además este invento ha sustituido a las horas de teléfono con silencios delatadores y a esos viajes cortos e intensos al salir del trabajo o del instituto para conseguir un beso (aunque lo del emoticono no me acabe de convencer) por interminables chats nocturnos a la luz de nuestras pantallas.
De todos modos, dado que más de un@ leerá este post pensando que soy un enfermo, un caradura o un divorciado aburrido, debo aclarar que me fascinan las redes pero nunca jamás podrán sustituir la viveza de una mirada, la calidez de un abrazo o la ternura de un susurro, aunque para tipos como yo nos haga más fácil el camino y nos permita acercarnos a personas impresionantes que dan color y luz a nuestros días y una vez halladas el camino recorrido poco importa, dado que lo importante es el camino por recorrer y ése es invisible a los ojos.
Así pues, cada vez más, me declaro fan de las redes, de todo aquello que facilite la comunicación entre personas y que me permita seguir descubriendo personas maravillosas de todos los colores que un día empezaron siendo una foto y ahora forman parte de la foto de mi alma.
Queridos compadres y comadres nos vemos en las redes… o en el facebook 😉

IMG_0821.JPG

Categorías: Cábalas y más cábalas | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

No todo está perdido

De un tiempo a esta parte el “buenrollismo” del que hacía prensa se me está agotando, no creo que sea falta de espíritu sino más bien una respuesta lógica y humana a los golpes que la realidad me va dando.
Lo cierto es que ya no “me gustan” tanto esos cientos de mensajes que inundan las redes con frases de optimismo y lucha y todo ello es fruto de una pregunta que ronda mi cabeza: ¿qué ventaja tiene ser honrado?.
Vivimos un momento donde la gente honrada y sincera es duramente golpeada por la realidad, donde los ladrones, usureros, falsos y mala gente actúan sin pudor y sin represión. Estoy convencido que el sistema no funciona, pero mientras algun@s se aferran a la fé y otr@s a la esperanza yo me reafirmo en mi teoría de dormir bien.
No son pocos los problemas que me rodean y mucho menos alegres las situaciones que voy viviendo, pero lo cierto es que en este duro camino de piedras el ser honrado me ha permitido encontrar grandes personas por el camino, sentirme querido y reconfortado con el cariño recibido y sobre todo he aprendido a alimentar mi alma con besos y sonrisas que hacen de mi sueño un momento plácido y tranquilo. Si a esto añadimos que los problemas son sólo económicos la lucha se hace más llevadera.
Dicen que todo pasa por algo y así lo creo yo, sólo espero que ese “algo” sea beneficioso, pues estoy en un momento de fortaleza anímica y mental, pero nada es eterno y si no empezamos a luchar todos por mejorar nuestro día a día poca esperanza nos queda.
Creo que ya es momento de ser honrado más allá del facebook para mejorar en nuestro día a día este mundo enfermo.
Compadres y comadres, necesitamos muchas medicinas, pero la más importante es la de los besos, los abrazos y la solidaridad, con mucho de esto y un poco de coraje lograremos acabar con la pandemia del desánimo.

20140625-104957-38997994.jpg

Categorías: Cábalas y más cábalas | Etiquetas: , | Deja un comentario

De humanidades y personalidades

De nuevo me encuentro aquí, escribiendo mis pensamientos que, probablemente no le importen un pimiento a nadie, dado que poco o nada puedo aportar pues el contenido no es el rey de este blog en los últimos tiempos, pero todo ello no quita el que me sienta mejor al escribir estas líneas y si algo he aprendido es que hay que hacer lo que mejor te siente (si te dejan claro).
Nunca me han gustado mucho los humanos, esos seres que cada día convierten su vida en rutina, que van y vienen con sus quehaceres diarios, perdiéndose todo aquello que les rodea y es curioso porque precisamente la vida ha querido que, en estos tiempos tan raros, mi humanidad aflore anulando a mi personalidad, creando en mi ese rutinario ir y venir por las mismas calles, en las mismas horas, haciendo lo mismo cada día y cada noche que tanto me ha desagradado. Bien es cierto que mi personalidad de vez en cuando aparece y acabo tomándome una botella en lo alto de una torre o de cervezas por el centro de Madrid, si no fuera por ella no creo que pudiera soportar la parte humana.

De vez en cuando me paro a pensar, a sentir, a vibrar, a escuchar a mi entorno, pero cuando la humanidad te somete tu personalidad queda relegada a tiempos mejores. Sé que está ahí, latente, cuidando de mi, acurrucada esperando que sea su momento. Por todo esto sigo siendo feliz, no estoy muy contento (debo reconocerlo) pero soy feliz y la alegría siempre vuelve, sólo es cuestión de tiempo.

Hay muchas citas y teorías que hablan de desear con fuerza las cosas, de perseguir tus sueños. Está muy de moda el “beinrolling”, esa nueva tendencia de ser feliz, perseguir tus sueños y sentirte protagonista de tu vida para así lograr todos tus objetivos pero me van a disculpar tod@s aquell@s que se dedican a esto, pero creo que es mentira. El desear las cosas con fuerza no hace que sucedan, quizás es que no he puesto la fuerza suficiente o quizás es que no es el momento, lo que sí es cierto es que afrontarlas, aceptarlas y analizarlas hacen que sea más agradable la realidad que vivimos y que nuestra percepción de ellas cambie, relativizando la realidad pues la vida es maravillosa y eso siempre aflora por encima de la realidad.

En fin, una vez más mi corazón se torna de mimbre para no partirse, me convierto en mercenario del sistema y vivo mi humanidad, sin olvidar que mi personalidad, algún día, podrá volver a vivir tranquila, lejos de todos los problemas que mi absurda humanidad le hizo crearse al dejarse llevar por la humanidad capitalista.
http://youtu.be/xYqkJ6sR6iQ

Una vez más sigo apostando por las personas, en detrimento de los humanos y reivindico de manera fehaciente el derecho a ser persona más allá de nuestra condición humana. Todo llega, hasta la muerte, así que seguiré viviendo la vida tal y como ella me va mostrando, hoy humano, mañana persona y pasado… ¿Quién demonios sabe que pasará pasado?

Como conclusión sólo me queda decir que si has llegado hasta aquí es porque te intereso, te resulto curioso o simplemente te aburrías mucho, así que aprovecharé
para darte un pequeño consejo (aunque soy enemigo de ellos): vive tu vida, de humano o de persona, pero vívela tú que ya es bastante aburrida como para dejarse llevar 😉

20140417-173407.jpg

Categorías: Cábalas y más cábalas | 1 comentario

Una relación abierta…

En una noche de luna llena con un dolor de cabeza infernal aparece ante mi una frase que salió de una broma entre amig@s para mostrarse como una filosofía de vida: una relación abierta. Según la wikipedia una relación abierta es : “es una relación, unión libre o matrimonio respectivamente, donde ambas partes acuerdan tener permiso para tener relaciones sexuales fuera de la pareja, sin considerar esto como una infidelidad sexual.”
Una relación abierta como la que mantienen los miembros del grupo de rock Marea, dónde su cantante Kutxi sigue con sus proyectos personales, el batería Alen funda Ciclonautas, su bajo el Piñas debuta con Malaputa Rock y el resto de componentes (César y Kolibrí) siguen colaborando en diversos proyectos. Pero no por todo esto desaparece Marea, pues forma parte de su vida y cuando les apetece, les pica o les place se juntan y sorprenden a todo el elenco del rock nacional e internacional con un disco y una gira que nos dejan boquiabiertos.


Una relación abierta como la que mantienen los ahora llamados freelance (para mi siempre serán profesionales autónomos), personas que ponen toda su experiencia y conocimiento al servicio de marcas y empresas para ayudarles a crecer en distintas áreas. No se casan con nadie ni se cierran en banda y es eso precisamente lo que les hace tener una visión mucho más amplia del mercado, van de aquí para allí creciendo profesional y personalmente y enriqueciendo su capacidad con todas las experiencias vividas, las buenas y las malas. Son personas dispuestas a ser sinceras y a dar su punto de vista con un sólo objetivo: mejorar la empresa. Eso sí hay que buscarlos de los honrados, que vendedores de humo ya tenemos muchos.

Una relación abierta (en lo personal) es, a priori, algo impensable para nuestras cortas mentes, pero no voy a hablar ni de amor ni de sexo, no en sus formas convencionales. El mundo empresarial, el mercado es un medio en el que tenemos que seducir, bien sea con nuestro producto o con nuestro servicio, pero somos tan sumamente inmaduros, en lo profesional, que los celos no tardan en aflorar y aceptamos a pies juntillas pagar a alguien (externo) para que haga algo que nosotros mismos podemos hacer si tuviéramos esa relación abierta con nuestro entorno empresarial y personal.
No pretendo tirar ninguna piedra a l@s profesionales autónom@s, al contrario los admiro a casi todos. Pero esta mentalidad empresauria hace que esos grandes jefes que todo lo saben sólo tengan en cuenta las nuevas ideas, las mejoras y las aportaciones cuando vienen del exterior. Parece que las personas que tiene en su relación no pueden, ni deben, ver a otras personas/empresas porque quizás aprendan algo más y acaben yéndose.
Creo que tenemos que exterminar ya esta arcaica creencia, desde siempre he defendido que una empresa es mejor cuanto mejor son sus colaboradores, sí esos seres que trabajan a cambio de una nómina, pero much@s de ell@s lo hacen también por pasión, por ilusión, por que creen en lo que hacen y porque siguen luchando por mejorar su sector, su entorno o su empresa (y eso que no son socios ni propietarios).
Así que desde aquí quiero recordar, humildemente, que es tiempo de seducir, seducir a nuestro cliente objetivo con nuestra oferta empresarial, seducir a nuestro equipo con nuevas metas, escuchando activamente y analizando y seducir a la vida, pues el premio mola pero el camino mola más.
Saquemos nuestra armas de seducción y, como consejo personal aunque no me guste darlos, recordemos que una relación se basa en el respeto, la admiración y el cariño, sólo así conseguiremos una relación abierta, tan abierta que por muchos “rolletes” que tengan fuera de la misma, siempre querrán volver dónde mejor se encuentran: con nosotros.

Yo tengo una relación abierta y tú ¿crees en la relación abierta? 😉

Categorías: Cábalas y más cábalas, Comunicación #ypunto | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Ese virus llamado solidaridad

Aquell@s que me conocen saben bien que siempre he defendido la solidaridad y ayudar al prójimo como un valor y principio fundamental del hecho de ser persona. Siempre he defendido que está bien luchar por que no se extinga el amazonas, pero muy cerca tenemos otros espacios, acciones y personas que necesitan de nuestra ayuda, aunque eso no resulte tan molón frente a la sociedad que nos rodea (y su consiguiente reconocimiento social) , pues la solidaridad suele practicarse en la intimidad.

Durante quince años de mi vida dediqué gran parte de mi tiempo libre a acciones solidarias, apoyando pequeños colectivos de nuestra ciudad tales que necesitan colaboradores, desde minusvalías hasta familias de acogida, pasando por terminales de SIDA, familias de acogida o niños oncológicos.  Creo firmemente que la crisis que ahora nos acontece es una crisis de valores, es cierto que se refleja como una crisis económica que hace tambalear un falso estado de bienestar, pero la esencia es que estamos cada vez más cerca del “perro come perro”. La superviviencia como factor común de una sociedad en la que los individuos luchan por su bienestar propio sin importarles las consecuencias que puedan tener en su entorno.

Sí vale, tod@s somos muy solidari@s firmando las peticiones de Avaz o Change.org pero creo que pocos aplican esto en nuestro día a día, aunque conozco muchos casos que sí, quizás porque intento rodearme de personas, más que de humanos, pero creo que deberíamos empezar a pensar en la viralización de la solidaridad, al igual que viralizamos contenidos en la red. La próxima vez que tu anciana vecina intente subir la compra con su dolorida espalda, párate a pensar si puedes echarle una mano, cuando esa señora intente subir el carrito del niño al bus, quizás puedas ayudarla, incluso ese vecin@ con el que nunca has hablado, esa familia que sabes que lo está asando mal, o ese amig@ que acaba de ser padre/madre, puede necesitar de tu ayuda, poco cuesta echar una mano al prójimo sin necesidad de publicar a los cuatro vientos que somos muy solidari@s y molones.

Emanciparte de tu esclavitud mental
Nadie excepto nosotros mismos puede liberar nuestras mentes

Aquí dejo mi humilde reflexión, confiando en que algún día la solidaridad se transmita como un virus pandémico que consiga llegar a cada rincón de este planeta, yo de momento aportaré todo lo que pueda y educaré a mi pequeña princesa recordándole algo tan sencillo y tan importante como que “compartir es vivir” y que todo el bien que produzcas a tu alrededor redundará sobre ti, aunque el resultado sólo sea tener un sueño más tranquilo, puedo asegurar que valdrá la pena.

Categorías: Cábalas y más cábalas | Deja un comentario

Tuve un sueño

Hubo una vez que tuve un sueño, pasó hace unos años, era propietario de un restaurante de éxito, trabajábamos bien y mucho, la gente hablaba bien de nuestra empresa y me sentía orgulloso de lo que hacía, mi ego social era alimentado por gente que no volvería a dicho restaurante, pero hablaba muy bien de él.

Estaba felizmente enamorado de una mujer que me pareció perfecta para ser la madre de mi hija, una mujer que me hablaba de cómo entendía la relación de pareja, abierta y sincera, una mujer que acabó siendo la persona a la que mendigaba besos cada mañana y con la que alguna vez tuve sexo, siendo el resultado lo más bonito de mi vida.

Sucedió hace unos años también que compré el coche de mi vida, un coche que jamás me dejó tirado, que me dotó de libertar, la libertad para llegar dónde nadie había, dónde la madre naturaleza arropaba a su hijo con el silencio de lo natural, un vehículo que me permitía sentir la potencia en mis pies y el control de todo lo que me rodeaba.

En ese sueño tenía un hogar y luego un proyecto de superhogar, un ático con todo lujo de detalles, con bañera de hidromasaje, cama inmensa, sistemas inteligentes de audio y vídeo, sofás de cuero y terrazas chillout.

Pero todo esto tuvo un fallo que sólo con la distancia he podido descubrir: era un sueño y, como dijo Seguridad Social hace años, los sueños sueños son. Pero no fue éste el error, el error no fue el que fuera un sueño, el error fue que no era mi sueño.

Ahora me sorprendo en mi terraza en noche avanzada, observado por esa luna que vela mi desvelo, volando sólo mientras en mis manos se consume un cilindro encendido con sustancias de dudosa legalidad (y cargadas de impuestos) y de repente, a mis cuarenta y pocos tacos, me doy cuenta que soy feliz porque mis sueños se han cumplido.

Soy afortunado pues una princesa, inteligente y bella, tiene a su caballero sargantanero que siempre cuidará de ella, que es su referente en cuanto a valores y maneras de vivir, le gusta jugar a ser cocinera como su papá y me pregunta a menudo porqué el jefe es el que más tiene que trabajar, que si es el jefe debería trabajar menos.

Soy afortunado porque cada día afronto la monotonía de mi día a día como un reto personal, dónde mi mirada busca una sonrisa que responda a la mía o un simple gesto me haga ver que no se ha de perder la esperanza en la raza humana. Me emociono cada vez que Kutxi rasga su voz a ritmo de las guitarras de los Reincidentes recordando cómo empujan los años el carro de la vida o el canto de un loco me recuerda aquellos maravillosos años de naranjito y Chanquete.

Soy feliz porque no quiero un trabajo que me procure estrellas y reconocimientos, sino un lugar dónde hacer aquello que sé hacer para recibir una segura nómina, de manera honrada y honesta, tal y como marcan las normas de este juego llamado capitalismo.

Soy feliz porque, como pude decirle a mi padre el día de su muerte, soy buena persona y honesto y da igual lo que sea dentro de esta “sociedad”, soy yo y soy buena gente y eso es lo importante.

En conclusión estoy viviendo mi sueño, el sueño de estar vivo y ser feliz, sería estúpido negar que todo sería más cómodo si la base de la pirámide de Maslow estuviera completa al 100%, pero creo que perdería su encanto, pues como dice mi hermano James, a veces mola más el juego que el premio.

Compadres y comadres, como ya comenté en otro post, no tengo nada y lo tengo todo, es momento (y siempre lo ha sido) de vivir nuestros sueños y no los “socialmente” correctos, pero sobre todo es momento de hacer saber a nuestros príncipes y princesas que no deben permitir que una sociedad canibal y corrupta les robe sus sueños, haciéndoles creer que los espejismos que ella genera son los sueños que han de perseguir.

Con permiso, o sin él, me quedo siendo un indio, aunque sea de marca, sed felices y sed mal@s, es lo único que no nos van a cobrar.

P.D.: y todo esto lo cuento por esa extraña afición del ser humano a verbalizar los sentimientos, al final no dejo de ser un ser humano con un toque personal

20131124-211350.jpg

Categorías: Cábalas y más cábalas | Etiquetas: , , | 4 comentarios

De la riqueza de nuestra lengua y la pobreza de sus parlantes

Hace tiempo que quería decir esto y, curiosamente, esta noche me ha inspirado un mensaje de enhorabuena por mi nuevo proyecto. El caso es que llevo 15 años en la hostelería, en concreto en el sector de la restauración y aunque no soy filólogo, ni me considero una persona culta, me fascina la lengua española, al igual que el resto de su cultura, por la riqueza que posee.

Esta piel de toro, esta pequeña península, más africana por sus características que europea, está plagada de cultura popular, la riqueza gastronómica es inagotable. Cada región, cada provincia, cada comarca, cada pueblo y hasta cada hogar tiene su propia receta de algo, aunque luego sus habitantes lo metan todo en el mismo saco, sacando los colores a alguno al escuchar la definición de paella como todo aquello que tenga arroz con algo. Pero resulta curioso que nadie se escandaliza cuando confundimos otros términos referentes a la gastronomía, paso a explicarme.

Llevo todo este tiempo escuchando a gente que me decía: he pasado por tu bar y estaba cerrado, qué bien vives, a lo que yo respondía: ¿a qué hora pasaste?, a las nueve esta mañana me respondían, claro es que no es un bar es un restaurante que es bien distinto era siempre mi respuesta. Nadie espera que un pub abra a las 10 de la mañana, pero se extrañan que un restaurante sólo lo haga en horario de comidas y cenas. Es obvio que vivimos en un país que presume de saber de vinos, pero cataloga a un sumiller como enólogo, los cocineros son chefs y los buenos barmans, camatas, un maître no es más que un camata con corbata y todos los establecimientos de hostelería se engloban en la definición de: cafetería-bar-restaurante-cervecería-taberna-pub-heladería… (y algunos términos más que obvio por vergüenza ajena). Sólo se libran de la criba los recién adquiridos establecimientos de comida rápida importados de una cultura que no es tal, pues apenas tiene 500 años de historia y mucho menos de la gastronómica, pero claro un sitio de esos no es un bar ni un restaurante ni una cafetería: es el borrikin, aunque el estado español le dé la categoría de restaurante en el epígrafe del I.A.E.

No me gustan los términos anglófonos ni francófonos, pero en mi profesión han sido impuestos, pues el restaurante nació en Francia y de ahí han venido muchas de las palabras que usamos a diario, así que sin más dilación os dejo una relación de locales con su correspondiente definición de la RAE, aunque me temo que este pueblo es de gente de bar y nunca entenderán otros términos, eso sí todos saben lo que es un puñetero fuera de juego #lástimadepaís

Bar: (Del ingl. bar ‘barra’). Local en que se despachan bebidas que suelen tomarse de pie, ante el mostrador. Por lo general oferta de tapas, menú diario y platos combinados. Servilletas de servilletero y, en el mejor de los casos, manteles y servilletas de papel (si es que hay mesas).

Cafetería:  Despacho de café y otras bebidas, donde a veces se sirven aperitivos y comidas. No se usan manteles ni cubiertos, sólo los propios de infusiones y bollería.

Taberna:  Establecimiento público, de carácter popular, donde se sirven y expenden bebidas y, a veces, se sirven comidas. Local castizo, con historia y sin mantel, platos,  por lo general, compartidos al centro de la mesa.

Cervecería: Local donde se vende y se toma cerveza. En algunas ocasiones acompañada de tapas, raciones, pinchos, montaditos y demás versiones, uso de tenedor pequeño o en su defecto palillos y brochetas.

Restaurante: Establecimiento público donde se sirven comidas y bebidas, mediante precio, para ser consumidas en el mismo local. De diferentes categorías, pero todos ellos con cuberterías, cristalerías y mantelerías completas, en mayor o menor medida dependiendo de la categoría, existencia de menú y carta en la gran mayoría de ellos.

Pub: No está registrada en el diccionario del RAE, pero os adelanto que es ese local dónde la música anda a toda virolla y al camarera no sabe lo que significa premium, aunque algunos se libren de este último apunte, ¡ah! y sólo abren por la tarde-noche y sin bocadillos.

Se me olvidó comentar la última tendencia de local multiespacio, dónde no sabes muy bien si es mejor comprar el pan congelado y precocido aunque lo vendan cómo “recién hecho” o la última “conserva artesana” de la multinacional de turno, en fin algunos seguiremos luchando por lo artesano y por la diferenciación.

P.D.: Probad a buscar en las imágenes de San Google, el término bar y el de restaurante, igual alguien encuentra la diferencia

Categorías: Cábalas y más cábalas, Mi experiencia como restaurador | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

¿Buscar trabajo en Internet?

Llevo más de 4 meses en la búsqueda activa de empleo, los primeros meses más de “tapadillo” dado que mi negocio seguía abierto al público y no quería que esta búsqueda afectara al poco negocio que entonces tenía.Tras ello marché a centro-europa a bordo de un barco durante 5 semanas desempeñando funciones de cocinero, pero me sorprendieron con que mi “producción” no es la idónea tras una media de 16 horas al día y sin día libre, obviamente el personal era básicamente de Filipinas en la cocina y del este de Europa, pero eso es harina para otro post.

Ahora vuelvo a Valencia y muevo todo lo que puedo mi CV, ese documento que parece no servir para nada, el cual todos te recomiendan transformar en un bonito prezzi o en un vídeo viral para youtube con el fin de poder mostrar tus habilidades.

Por otro lado veo diferentes cuentas a las que sigo que hablan de lo fácil que es encontrar trabajo en las Redes Sociales, de cómo debes de mostrar tu marca personal y tus aptitudes, de cómo has de buscar empleo en las redes. Para terminar el triángulo aparece mi madre, esa gran persona que me dio la vida, que te recuerda que el hijo de su amiga Pepita trabaja en Omán y encontró el trabajo en Internet o su amiga Paquita cuya hija está en Dubai ganando mucho dinero y que encontró el trabajo en Internet.

¿Hasta qué punto internet y las redes me ayudarán a encontrar un trabajo?. Como conclusión me queda que internet hoy por hoy es el canal de comunicación más utilizado, las empresas realizan sus procesos de selección por medio de la red, en ella buscan tu nombre, número de teléfono y perfiles sociales para saber algo más sobre ti, pero las redes no son la solución a la búsqueda de empleo, no son la panacea de nada, son tan sólo un canal más de comunicación, que nos permite llegar a más gente, mover a más contactos y agilizar esa búsqueda de empleo en la que nos encontramos inmersos.

Como hace poco decidí dejar de dar consejos, me limito a contaros lo que YO voy a hacer que no es otra cosa que mover todos mis contactos para conseguir un trabajo, digno o no, que me permita sobrevivir en la situación socieconómica actual y por supuesto lo hago por internet, además de otras otras vías, pero serán mis contactos, mi experiencia y mis capacidades las que me hagan obtener ese empleo y no el número de tuits o las actualizaciones de facebook, abramos los ojos y seamos coherentes, es lo único que nos queda cuando el caos reina en el ambiente.

PD: Si alguien está interesado en mis servicios que me envíe un correo a juanraparisi@gmail.com y gustosamente le remitiré mi CV

Categorías: Cábalas y más cábalas | Etiquetas: , , , , , | 5 comentarios

Blog de WordPress.com.