Archivo mensual: abril 2014

De humanidades y personalidades

De nuevo me encuentro aquí, escribiendo mis pensamientos que, probablemente no le importen un pimiento a nadie, dado que poco o nada puedo aportar pues el contenido no es el rey de este blog en los últimos tiempos, pero todo ello no quita el que me sienta mejor al escribir estas líneas y si algo he aprendido es que hay que hacer lo que mejor te siente (si te dejan claro).
Nunca me han gustado mucho los humanos, esos seres que cada día convierten su vida en rutina, que van y vienen con sus quehaceres diarios, perdiéndose todo aquello que les rodea y es curioso porque precisamente la vida ha querido que, en estos tiempos tan raros, mi humanidad aflore anulando a mi personalidad, creando en mi ese rutinario ir y venir por las mismas calles, en las mismas horas, haciendo lo mismo cada día y cada noche que tanto me ha desagradado. Bien es cierto que mi personalidad de vez en cuando aparece y acabo tomándome una botella en lo alto de una torre o de cervezas por el centro de Madrid, si no fuera por ella no creo que pudiera soportar la parte humana.

De vez en cuando me paro a pensar, a sentir, a vibrar, a escuchar a mi entorno, pero cuando la humanidad te somete tu personalidad queda relegada a tiempos mejores. Sé que está ahí, latente, cuidando de mi, acurrucada esperando que sea su momento. Por todo esto sigo siendo feliz, no estoy muy contento (debo reconocerlo) pero soy feliz y la alegría siempre vuelve, sólo es cuestión de tiempo.

Hay muchas citas y teorías que hablan de desear con fuerza las cosas, de perseguir tus sueños. Está muy de moda el “beinrolling”, esa nueva tendencia de ser feliz, perseguir tus sueños y sentirte protagonista de tu vida para así lograr todos tus objetivos pero me van a disculpar tod@s aquell@s que se dedican a esto, pero creo que es mentira. El desear las cosas con fuerza no hace que sucedan, quizás es que no he puesto la fuerza suficiente o quizás es que no es el momento, lo que sí es cierto es que afrontarlas, aceptarlas y analizarlas hacen que sea más agradable la realidad que vivimos y que nuestra percepción de ellas cambie, relativizando la realidad pues la vida es maravillosa y eso siempre aflora por encima de la realidad.

En fin, una vez más mi corazón se torna de mimbre para no partirse, me convierto en mercenario del sistema y vivo mi humanidad, sin olvidar que mi personalidad, algún día, podrá volver a vivir tranquila, lejos de todos los problemas que mi absurda humanidad le hizo crearse al dejarse llevar por la humanidad capitalista.
http://youtu.be/xYqkJ6sR6iQ

Una vez más sigo apostando por las personas, en detrimento de los humanos y reivindico de manera fehaciente el derecho a ser persona más allá de nuestra condición humana. Todo llega, hasta la muerte, así que seguiré viviendo la vida tal y como ella me va mostrando, hoy humano, mañana persona y pasado… ¿Quién demonios sabe que pasará pasado?

Como conclusión sólo me queda decir que si has llegado hasta aquí es porque te intereso, te resulto curioso o simplemente te aburrías mucho, así que aprovecharé
para darte un pequeño consejo (aunque soy enemigo de ellos): vive tu vida, de humano o de persona, pero vívela tú que ya es bastante aburrida como para dejarse llevar 😉

20140417-173407.jpg

Categorías: Cábalas y más cábalas | 1 comentario

Blog de WordPress.com.